Una de las situaciones más incómodas en una casa es el embozo de un desagüe ya que, habitualmente, viene acompañado de malos olores permanentes debido a los residuos que se han quedado atrapados en determinadas partes de la instalación.